2 jun. 2014

La personalidad de Pedro

                Cuando conocí a Pedro me llamó la atención su madurez, su capacidad de reacción y sus respuestas adultas. Una personalidad que, en definitiva, parecía haberse quedado atrapada por error en el cuerpo de un niño durante el reparto de la sensatez. Me atrapó. Y me siguió atrapando a medida que lo iba conociendo a él y a su encantadora familia, de la que me tomo la libertad de considerarlos ya amigos. ¡Un placer!

©Almudena Quesada. Todos los derechos reservados