13 nov. 2013

¿Soy yo o ya huele a Navidad?


                      ¡Cómo me gusta la Navidad! En las casas en donde hay niños estas fechas nos llevan a esa infancia de algodones y entretelas donde no había preocupaciones y los sueños duraban lo que las vacaciones del colegio. Cuando éramos capaces de ver la magia donde no existía, cuando escuchábamos ruidos que no eran tales y donde portarse bien era algo más que obligado porque nos observaban los duendes mágicos aquellos que nos visitaban para dar cuenta a los Reyes Magos de nuestro comportamiento. Las cosas han cambiado mucho, es verdad, pero esas permanecerán en nuestro interior para siempre. Al igual que una fotografía, los recuerdos son parte de nuestra vida que dejaremos vivos para siempre.